21 de julio de 2017

Velá de Santa Ana: tradición y modernidad



Susana Pedrero Lagares/ Claver&Egler LSM

Teniendo sus orígenes en el siglo XIII, la VELÁ DE SANTA ANA, se celebra del 21 al 26 de julio, haciendo coincidir el último día con la festividad de Santa Ana, Patrona de la Parroquia.

Sus principios, se encuentran en la celebración de una romería a la Parroquia de Santa Ana en Triana, conocido arrabal de Sevilla, como consecuencia de la festividad de su patrona, siendo el eje principal, la procesión.

¿Por qué hablamos de modernidad?: porque siguen pasando los siglos y siguen manteniéndose sus raíces y pilares, tanto en el lugar de la celebración, como en la participación de sus vecinos, con ese espíritu tan característico, como es el espíritu trianero, pero siempre manteniendo vivos la idiosincrasia y el casticismo propios del lugar.

Triana es algo más que un barrio, situada junto al río Guadalquivir, al que mira siempre de frente, siendo éste, elemento fundamental en la Velá por las distintas actividades, que en él se organizan, siendo la más famosa “la cucaña”, consistiendo en lograr atrapar una bandera puesta en el extremo de un poste inclinado y embadurnado de grasa, para dificultar su objetivo.

Con multitud de actividades, el barrio se engalana, como sólo sabe hacer Triana, para dar culto al origen de todo: la “Señá Santa Ana” y la ofrenda de flores en la parroquia de su nombre, finalizando las fiestas  con fuegos artificiales, que llenan de color el firmamento de Triana, para dar comienzo a la cuenta atrás de la siguiente VELÁ DE SANTA ANA.