17 de enero de 2016

Sábado de moda flamenca en Sevilla


Redacción We Love Flamenco/ Fotografías: María José Carrasco

Maribel Quiñones, Martirio, ha sabido como nadie reinterpretar la moda flamenca hasta llevarla al terreno más personal, haciendo que los complementos de flamenca más tradicionales sean parte de su personalidad, con sus conocidas peinetas y pendientes. Este look flamenco-pop que empezó a mostrar en los primeros años 80´s la ha acompañado durante toda su trayectoria profesional, adaptándose a los tiempos y a las distintas temáticas e inspiraciones musicales. Martirio, viste de flamenca como algo natural, y lleva a los escenarios peinetas, pendientes, pulseras, collares y mantones con la con soltura de cualquier andaluza que toma la moda Flamenca como algo propio, Martirio, cantante internacional de flamenco, que ha hecho fusión con blues jazz y incluso rock ha sabido abrir las puertas de algo que es tan nuestro, el estilo flamenco. La XII Edición del Premio Flamenca con Arte ha querido reconocer la trayectoria personal, profesional y ligada tanto a la moda flamenca de Martirio con la mayor de las ilusiones y el agradecimiento a su labor profesional.

Una jornada maratoniana de desfiles, con un total de 11, que empezaba a las 11:30 de la mañana con la voz de Marta Quintero amenizando el desfile de Pepe Fernández y terminaba doce horas más tarde por bulerías de Arcángel en el desfile del diseñador de Gibraleón Sergio Vidal.

Sevillanía muestró el traje de flamenca  desde sus comienzos sin dejar de asomarse a lo moderno. En cuanto a los tejidos encontramos telas nobles como sedas, terciopelos devorados, linos, gasas, encajes utilizando una amplia gama de colores.


Posteriormente Carmen Fitz nos mostró ‘De Qué Manera´ Vestidos a todo color que llevan a la mujer a su máximo esplendor en belleza y luz, con tejidos basados en gasas, terciopelos brocados y terciopelos sobre gasas como gran novedad, sin olvidar tejidos que son marca de la casa como el lino, el algodón egipcio y el plumetis  estampados florales de colores primaverales: buganvilla, fucsia, azul cielo, nude, violeta o verde esmeralda; y en sus propuestas más sobrias y espectaculares para la noche, de corte sirena, en color negro, berenjena y burdeos con combinaciones de estampados y tejidos que marcarán la tendencia de esta temporada.



La diseñadora gaditana Ángeles Verano, fiel a su estilo vuelve a apostar por tejidos naturales como la seda, el algodón, el lino y las gasas, con  tintados  y superposiciones artesanales junto con la mezcla de los tradicionales lunares y los estampados y así conseguir el objetivo de la firma que es la exclusividad. Una colección inspirada en la figura femenina en su esencia. Está pensada para una mujer actual pero defensora de sus tradiciones. Una mujer que siente la necesidad de sentirse  admirada en una ocasión tan especial como es la feria de Abril.  “Deja que te mire" no solo es el título de una de las sevillanas más bonitas que se han creado sino que además provocan en la mujer el deseo de sentirse guapa y bien vestida.



MaCandé es la pasión por la vida que siente McAndé, por todo lo que transmite y nos emociona. Es arte, es tradición, es flamenco y es sentimiento. Es el barrio donde vivo y donde está el corazón de mi vida… Mi taller de costura. MaCandé es movimiento trasiego de gente que va y viene, pero siempre por el mismo camino de ida y vuelta, el de me voy pero vengo. El camino entre la pureza y la innovación. Es y son lunares y “hechuras canasteras”. MaCandé me trae recuerdos de otra época, de esencia antigua, de gitanas alfareras en los márgenes del río, de fragua de canasteras y mimbre, de colores y compás de soleá en las tabernas y de mujeres “bien plantás”.Un año más presento mi colección en un sitio clásico pero a la vez rodeada de gente muy actual como la que viene a We Love Flamenco. Y para ello contaré con la actuación en directo de Jeranys “La Jera”, una bailaora        enamorada de Triana y del flamenco.

Las gitanillas, las flores, son el adorno del pelo por excelencia de muchas mujeres andaluzas en nuestras fiestas tradicionales, y además así se llama también a estas mujeres cuando llevan sus trajes de de flamenca. Podremos ver diseños de una gran variedad de color, algunos intensos y otros más matizados para resaltar el diseño de la prenda. En las “GITANILLAS ANDALUZAS” de Pepe Jimenez “El Ajolí” cada mujer podrá encontrar un modelo adaptado a cada momento de las fiestas. Hay trajes para el camino, para ferias de día y para noches muy flamencas. En cuanto a los tejidos seguimos apostando por los naturales como algodones, puntos, sedas, gasas, batistas perforadas o terciopelos. Todo se imprime de alegres estampados y también de lunares, que resurgen esta temporada con fuerza. Y no nos olvidamos de los tejidos lisos que se enriquecen con diferentes texturas. Apostamos por que nuestras “GITANILLAS” vayan ataviadas con flores del mismo nombre en sus colores naturales y no en demasía. Reducimos así el número de flores en la cabeza para hacer un conjunto armonioso entre todos los accesorios flamencos. En cuanto al aderezo, incluimos muchos metálicos con adornos de manería bordada, esmaltes o piedras. Todo con gran elegancia en su combinación, con riqueza de matices y sin llegar al barroquismo.


El ecuador de la jornada lo marcó “Libre” de Pitusa Gasúl en esta colección la diseñadora sevillana de unan manera muy especial hace girar la colección a sus recuerdos de la infancia. Aquella Sevilla dónde creció y veía a su madre vestirse de flamenca para ir a la feria. Con los tejidos usados normalmente por la marca, Pitusa se recrea en su niñez y deja volar su creatividad con trajes canasteros y con taller extremos: altos y bajísimos. Complementandolos con mantoncillos.


Que la Feria de Sevilla puede caber en cuatro estaciones: igual nos morimos de frio como de calor, nos llueve, diluvia, o soportamos grandes ventoleras como de otoño, en donde las flores de nuestras cabezas se dalean cual nuestros cuerpos por sevillanas. Y  cuando sale el sol nuestros trajes  empiezan a llenar de color el Real de la Feria. Así este año Pepa Garrido ha apostado por diferenciar estas cuatro estaciones. Añadiendo colores más sobrios y oscuros para el Invierno y al mismo tiempo muy elegantes son para una feria de noche. Pasa rápidamente por el otoño donde los verdosos, granas, ocres y naranjas se dejan ver usando telas bien combinadas con encajes y madroños, donde los estampados puramente otoñales ganan fuerza. El verano llega con una explosión de color, cinco colores lisos que juntos combinan a la perfección y que al mismo tiempo en sus tejidos lánguidos encontramos gran movimiento llenando de Huele a Feria de Abril. Estampados, lunares. El lunar toma protagonismo combinado en sus diversos colores, escasos en adornos no por ello menos trabajados vuelan sus volantes de abajo arriba, grandes y pequeños no sabiendo ya que forma adaptar pero siempre muy en armonía. Mucho color en esta colección con grandes estampados primaverales, alegres y vivos.
María José Collantes volvió a sus “Raíces” inspirada en las raíces andaluzas, las raíces y orígenes de nuestra tierra. Fiel a su seña de identidad, pero este año María José Collantes revolucionará la pasarela, con un sin fin de volantes y un colorido que podría parecer la paleta de un pintor. Será un desfile muy emocionante y lleno de sorpresas.


El preciosismo de “Dolores” de José Hidalgo, muy años 20´s Con trajes de mañana para el paseo de caballos. El traje de noche para el cante y para el baile. Dolores es, más que nunca, una bata para el camino.  Dolores es moda.  Dolores es la esencia de una mujer flamenca  que se viste para cada ocasión en esta magnífica tierra.  Dolores es una colección muy personal creada en un momento en el que la moda flamenca es individual, dando así cabida para todos los estilos. Variedad de tejidos: Puntos, algodones, batistas, cretonas de algodón, neopreno, gasas, encajes, sedas, tul, crepe de seda... 




Sergio Vidal “Lo que me sale del moño” El 2016 es para Sergio Vidal un grito al inconformismo y a la propia esencia de la moda andaluza. Escapando de las exigencias sociales y apoyado en una demanda cada vez mayor de estilos libres y cómodos ha diseñado una colección a medida de la mujer actual, que no se estanca en miradas, en los clichés y las modas de feria, escapando de la Andalucía de pandereta. Una mujer que quiere liberarse de ataduras y encajar en su propio criterio y elegancia sin perder la esencia que envuelve su alma y sus propias raíces. “Lo que me sale del moño” es una oda a la transgresión que sin duda no dejará indiferente a nadie.