16 de agosto de 2015

Leonardo Hernández gran triunfador de la noche de rejones en El Puerto




Redacción Claver&Egler LSM

En la noche de ayer, la Plaza de Toros de El Puerto de Santa María acogió la tercera corrida de abono, en la cual se rejonearon toros de Luis Terrón Díaz para los rejoneadores Fermín Bohórquez, Rui Fernándes, Leonardo Hernández, Manuel Manzanares, Andrés Romero y Manuel Moreno.

El coso portuense contó con una asistencia menor a media plaza.

El primer toro, fue lidiado por el rejoneador jerezano Fermín Bohórquez, el cual se despidió de la afición taurina de El Puerto, ya que a finales de esta temporada se retirará de los ruedos. El resultado de la primera lidia, donde Bohórquez hizo una buena actuación, fue una oreja.

El segundo toro para el portugués Rui Fernándes, levantó en más de una ocasión los aplausos del tendido debido a su peculiar y artístico estilo de rejoneo. El resultado fue una oreja.

El tercer astado fue rejoneado por Leonardo Hernández, claro triunfador de esta corrida, donde se hizo con el toro y le sacó muchísimo partido a un toro que al principio estuvo muy parado. Dos orejas fueron el merecidísimo premio para el rejoneador pacense.

El cuarto toro liado fue para Manuel Manzanares, el cual realizó una buena actuación; pero al finalizar su lidia solo recibió palmas. Mejor pero sin mucha diferencia estuvo el quinto toro lidiado por Andrés Romero, el cual se llevó una ovación del público y dio la vuelta al ruedo tras el permiso de la presidencia; aunque el público no estuvo muy contento con su gesto de saludo.

El sexto, lidiado por el joven rejoneador Manuel Moreno, fue espléndido pero a la hora del rejón de muerte, el toro no colaboró y solo se llevó la vuelta al ruedo y ovación del público.


Como gesto de la Plaza de Toros, el toro sobrero, también fue lidiado por el jerezano Fermín Bohórquez, el cual demostró muchísima maestría y levantó aplausos. A la hora de matar no estuvo tan fino, ya que el toro tampoco le ayudó a terminar la faena como se merecía. Aplausos para el jerezano.