11 de mayo de 2015

La Feria del Caballo de Jerez, más allá del Real

Prime Time Comunicación

La Feria del Caballo de Jerez ya está aquí y, con ella, la oportunidad de disfrutar de una semana de fiesta ininterrumpida, con la clase y la elegancia que siempre han sido las señas de identidad de la esencia jerezana.

Para quienes se acerquen a la Feria de Jerez por vez primera, ahí va una lista de imperdibles para estos días.

Primero y fundamental: el alojamiento. Nosotros elegimos el hotel Sherry Park (Avda. Alcalde Álvaro Domecq, 11): céntrico, a un paso tanto de la feria como de la plaza de toros y del centro de la ciudad, es un lugar magnífico, tanto para establecer el centro de operaciones feriante, como para descansar durante la mañana en su apetecible piscina.


El paseo de caballos matinal de la Feria es una delicia para los sentidos… ¡no hay que perdérselo! Y se impone ir bien vestido, claro está. En Jerez nos han encantado los trajes de flamenca de Tamara Moreno (c/ Santa María, 5), en especial sus originales faldas cortas. Los complementos, sin duda, los de Meme Narbona, directora de Manualideas (c/ Cantarería, 12): os enamoraréis de sus abanicos (el complemento ideal para convertir en especial un look de vaqueros y camiseta), pero también de sus peinetas y zarcillos, sus collares… ¡y hasta de sus delantales flamencos, para seguir de fiesta estando en casa!

Tras comer en la feria… ¡a los toros! Comienzan a las siete de la tarde, pero os recomendamos que vayáis con tiempo para acomodaros en vuestra localidad y disfrutar del ambiente previo de la corrida. Los tres festejos son para no perdérselos: el jueves 14, corrida de rejones, con Fermín Bohórquez (que se despide de su afición jerezana) y Pablo Hermoso de Mendoza, mano a mano. El viernes 15 es el turno de Padilla, Morante de la Puebla y Manzanares, que lidiarán toros de Núñez del Cuvillo y el sábado 16, la reaparición de Cayetano Rivera Ordóñez, que vuelve a los ruedos acompañado de Enrique Ponce y El Fandi, con toros de Juan Pedro Domecq y Parladé. Os adelantamos que el coso de la calle Circo se llenará de celebrities… ¡no dejéis que os lo cuenten y reservad ya vuestras entradas!

Al salir de los toros, ya sin calor, la Feria siempre es una gran opción para picar algo… y para tomar unas copas. No os perdáis la caseta de Kapote, porque es de lo más in del ferial (y de todo Jerez).


Pero Jerez es mucho más que feria y, si queréis aprovechar a tope vuestra visita os recomendamos tres visitas imprescindibles. Primero, la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre (Avda. Duque de Abrantes, s/n), el máximo exponente del gran símbolo de la ciudad: el caballo. Después, un lugar donde el tiempo se detiene… o se multiplica, según se mire: hablamos del Palacio del Tiempo, en los Museos de la Atalaya (c/ Cervantes, 3), una magnífica colección de relojes franceses e ingleses… ¡casi todos puestos en hora! Y, para terminar, nada como dejarse llevar por el aroma del vino en las Bodegas González Byass (c/ Manuel María González, 12), las más visitadas de Europa. Irse de allí sin una botella de Tío Pepe (o cualquiera de sus productos, desde papelería a moda, pasando por sus cuentos del jerezano Ratoncito Pérez)… ¡será misión casi imposible!


Si queréis viajar en el tiempo, no dejéis de pasaros por el Mercado Central de Abastos (c/ Doña Blanca, 8), la antigua Farmacia Municipal (en el Palacio de Villavicencio, c/ Alameda Vieja, s/n) o el Zoco de Artesanía (Plaza de Peones, en los barrios de San Miguel y Santiago, emblemas y santuarios del flamenco que tampoco debéis dejar de disfrutar).


Para terminar, una de shopping: los sombreros de Antonio García (c/ Larga, 33), los accesorios de equitación de Hipisur (c/ Circo, 1) y la mercería con sabor vintage Tocateja (c/ Honda, 7).

Después, a reponer fuerzas en Tendido 6 (junto a la plaza de toros de Jerez… espectacular su atún encebollado)… ¡y a los toros, para salir por la puerta grande!

Para más información: www.plazadetorosdejerez.es