16 de mayo de 2015

Juan José Padilla abrió la Puerta Grande de Jerez

Redacción Claver&Egler LSM/ Jaime Sánchez

En la tarde de ayer, la Plaza de Toros de Jerez de la Frontera se llenó hasta la bandera con las expectativas de ver una corrida antológica, no lo fue así del todo, pero si fue para enmarcar las faenas de Juan José Padilla y de Manzanares, este segundo en menor grado.

Los toros de la ganadería de Núñez del Cuvillo, estuvieron faltos de presencia y actuaron con nobleza.

Padilla inauguró la tarde, lidiando de forma magistral el primer de los astados. La faena de muleta fue escasa aunque le sacó partido. Una oreja.

En el segundo toro para el diestro Juan José Padilla, hizo una faena clásica con desplantes y entrega a raudales. Tanto gustó su trasteo, que cortó dos orejas tras un feo bajonazo. 

Respecto a los toros lidiados por Morante de la Puebla, la primera faena tuvo bastantes altibajos, y aunque trazó buenos lances lentos y toreó a la verónica; no supo redondear. Silencio.

En el segundo toro, Morante estuvo más brillante, aunque tampoco hizo una faena digna de una oreja. A la hora de entrar a matar, el diestro de la Puebla del Río, falló repetidas veces en el descabello del astado.

Manzanares fue mejor que Morante, y obtuvo su recompensa con una oreja en el primer toro que lidió, aunque la muleta deslució. Cabe destacar las banderillas puestas por su cuadrilla de forma magistral.

En la segunda faena, el diestro alicantino hizo una faena técnicamente perfecta pero falló a la hora de entrar a matar y solo se llevó la ovación del público que reconoció su trabajo.

Tanto Manzanares como Morante de la Puebla se fueron de vacío, no el diestro jerezano Juan José Padilla se dio vuelta al ruedo en hombros y salió por la Puerta Grande.