27 de marzo de 2015

Entrevista a Vicky Martín Berrocal en la presentación de su colección

Redacción Claver&Egler LSM/ María Serrano


Vicky Martín Berrocal presentó ayer su colección para Violeta by Mango en Nervión. Esta colección, que tiene por nombre "Las mujeres de mi vida", cuenta con seis vestidos de cocktail de edición limitada. Se podrán adquirir en las tiendas Violeta by Mango situadas actualmente en 94 puntos de 18 países y en la página web de la firma.

La diseñadora afirma que estos trajes son "pedacitos de ella" ya que han sido parte de su vida, además de ser trajes muy vendidos y que a la gente le apasionó. Estuvimos con ella y la entrevistamos en para Claver&Egler LSM.


¿En qué te has inspirado para crear esta colección?

"Siempre lo digo. La inspiración me viene de la mujer. Esto simplemente han sido seis trajes que he recuperado de esas colecciones de fiesta, que si es verdad que han sido muy cortas porque he hecho tres colecciones de fiesta en estos diez años. Pero había piezas que a mi me enloquecían, que las he usado yo, como este que llevo ahora mismo. Este fue el traje que se puso mi hermana para la boda de Fran Rivera y que fue un traje que tanto apasionó. Esto es lo que me ha dado Violeta. El poder llegar lo que tu haces a la calle, a la masa, a la gente... A mi siempre me han preguntado a que mujer quieres vestir... Yo quiero vestir a todas las mujeres, pero claro, entiendo que efectivamente haciendo producciones muy cortas y haces casi piezas únicas pues el traje te supone un costo que después a la venta es imposible. Entonces poder diseñar para esta firma de la que soy imagen es increíble".


¿Cómo surgió la colaboración con Violeta by Mango?

"Todo surgió de la sudadera benéfica. esa sudadera que arrasó en tres días y que se agotó. Yo se que ellos no se planteaban hacer ninguna colaboración, yo era consciente; no con Violeta sino en ninguna línea de Mango. Pero de repente vieron la aceptación que tuvo esa sudadera y entendieron que porque no. Bueno, también la suerte de tener una imagen de marca que se dedique a ser diseñadora. Entonces, me puse a ello y viajé a Barcelona no se cuantas mil veces porque soy tan tremenda que medio centímetro me molesta. Quería los largos, largos; el largo típico mío, por debajo de la rodilla que yo creo que esta parte es tremendamente complicada en el cuerpo de la mujer. El largo de la manga perfecto. Hasta que así llegó un día que dije, está."

El atrevimiento está también en incluir el color en esta colección porque cuando usas una talla superior a la cuarenta la mujer tiende a vestir de negro, ¿no?

"Sí, bueno, porque el negro estiliza, es un básico. En la colección hay un negro con lunar porque tenía que haber algo que fuera muy mío. Está el guipur que siempre he usado, el encaje, el punto de seda que me apasiona porque además tiene una caída brutal. El traje largo sienta que te mueres. Bueno, y meter color, es primavera, es verano; esto está pensado para comuniones, bodas, bautizos... Lo puedes usar para ir a cenar, por supuesto, pero está un poquito enfocado a este tipo de actos. Hombre, ya está bien. La talla no puede ser un impedimento para no usar color. Yo soy muy de negros pero también en un momento dado me gusta dar un giro. Aposté por estos colores porque creí que era necesario".

¿Hasta que punto Mango ha entrado en lo que eran tus diseños?¿Se ha cambiado algo?

"Para nada. Trabajar con Violeta codo con codo y con el equipo ha sido brutal. Me presentaron unos tejidos con los que podía trabajar y me senté allí. Elegí. Lo tuve bastante claro, quería repetir esos ciertos modelos que fueron importantes y ya con eso arranqué. Eran seis, tampoco es una gran colección. Ojalá la próxima vez me dejen hacer setenta".

¿Cada uno tiene un nombre?

"Sí. Las mujeres de mi vida. Está Rocío, porque es quién llevó este traje. Está Alba. Manuela, que es el de lunares. Camila que era mi abuela. Victoria. Manuela, que es esa hija que me quedé sin tener porque yo quería tener una hija que se llamase Manuela y fuera flamenca. Nombres de mujer, porque al fin y al cabo, ellas son las grandes protagonistas de mi vida. Bueno, ellas y todas, no sólo las de mi familia."

¿De qué talla a qué talla van?

"De la cuarenta a la cincuenta y dos."

¿Tienes prevista ampliarla?

"De momento en esta temporada me han encargado estos seis vestidos. Me han dado el primer dato y es increíble, en tan sólo dos horas en venta online."

¿Hay algún modelo que sea ya favorito?

"Sí, hay un modelo que ha destacado que es el modelo Rocío. Y el modelo Manuela. Yo creo que son los más vistos también. Yo elegí el modelo de lunares y el modelo Rocío, por eso también ha sido muy llamativo. Hemos realizado estos modelos pensando en la mujer para la que diseñamos".

Tú eres una mujer de mucho impulso, pero también has demostrado constancia ¿Estos dos factores unidos son los que llevan al éxito?

"Sí. La pasión unida a la constancia, al creer en el proyecto. Yo desde que arranqué creí en el proyecto y creí en mí. Por muchos momentos delicados, pero nada me echa atrás. También soy muy valiente. El factor suerte también es importante, hay veces que pasa por tu vida y que lo atrapas o a lo mejor no vuelve a pasar. Pero si que es cierto que ha sido un trabajo incansable durante estos diez años. Soy muy perfeccionista, muy responsable y me he perdido muchas cosas de mi vida probablemente por esto, pero bueno, me da unas satisfacciones increíbles. Poder arrancar el año haciendo esta colección me parece un pedazo de regalo para estos diez años de trabajo. Bueno, también he tenido la suerte de estar muy arropada por la mujer. Sin ella tampoco hubiese podido llegar a estos diez años. La mujer me ha acompañado, me ha cogido de la mano y no me ha soltado en ningún momento. Esto es de agradecer, yo estoy en constante deuda con ellas. Estoy en constante deuda con ellas. Cuando salió este proyecto lo vi como una forma de devolverlo".

¿Qué sientes cuando te llaman por primera vez para colaborar?

"Cuando me llamaron para colaborar como imagen fue hace año y medio. Yo estaba en Petra en ese momento. Y no se, creo que bajé Petra, subí Petra... Yo creo que todas las mujeres tienen derecho a esto. Yo lo he pasado mal. Yo he querido vestirme y el showroom no tenía talla para mí. Es caótico. Yo llevo casi veinticinco años defendiendo esta talla. Yo siempre lo he dicho, se puede ser un pivón con una cuarenta y cuatro, es cuestión de actitud. El tallaje hace daño".

¿Por qué crees que es tan difícil que la mujer se sienta agusto con su cuerpo?

"Porque es cuestión de confianza. Yo siempre digo que te tienes que mirar al espejo sacar lo mejor de ti y esconder lo que no te gusta. Pero tienes que defender lo que tienes porque con esto me muestro yo al mundo. O sea, yo no me muestro con el cuerpo de la otra. Mi vida es mía y tengo que tirar para adelante y comerme el mundo; tus propósitos, tus sueños... Eso lo tienes que masticar, digerir y creértelo. "

¿Jamás te has sentido acomplejada? ¿Tú siempre has estado conforme contigo misma?

"Yo siempre he tenido una pelea con lo que es estar a régimen. Yo soy una apasionada de la comida. A mi me apasiona comer, a mi me apasiona vivir... Entonces llega un momento que te das cuenta que tienes que tiras, tiras... Yo no lo hago por nada, te hablo de una comida sana. Yo no hablo de estar a régimen, yo no me quiero privar".