20 de noviembre de 2014

Fallece Doña Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, Duquesa de Alba


Redacción Claver&Egler LSM

Hace escasos minutos, a las 9:51 de la mañana, la Duquesa de Alba exhalaba su último aliento, rodeada de su familia en el Palacio de Dueñas de la capital hispalense. Tras su ingreso al principios de semana en la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Quirón, su salud ha ido debilitándose paulatinamente debido a problemas respiratorios. En la tarde del pasado martes, fue trasladada a su residencia de Dueñas donde siguió con los cuidados y el tratamiento asignado por los especialistas, tras el empeoramiento en la mañana del miércoles, a primeras horas de la tarde se les aplicó los Santo Oleos, ya que la salud de Doña Cayetana empeoró de manera clara al caer en estado de inconsciencia. 

Haciendo una pequeña semblanza de la vida de Doña Cayetana, la Duquesa de Alba nacía en el Palacio de Liria de la capital de España, el 28 de marzo de 1926. Fue la primera y única hija de Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, XVII duque de Alba y María del Rosario de Silva y Gurtubay, X marquesa de San Vicente del Barco.

Sus primeros años de vida los pasó entre España, Francia, Italia e Inglaterra, volviendo a su país tras la caída de la II República Española. En 1947 se casaba en la Catedral de Sevilla con su primer marido, Don Luis Martínez de Irujo y Artázcoz, hijo de los duques de Sotomayor y marqueses de Casa Irujo; y padre de los seis hijos de Doña Cayetana de Alba.

Tras enviudar en 1972, la Duquesa de Alba contrajo matrimonio el 16 de marzo de 1978 con Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate, segundo marido que fallecería tras un cáncer de laringe en 2001. Por último y hasta la fecha, Doña Cayetana estaba casada por terceras nupcias con Alfonso Díez Carabantes, con el que contrajo matrimonio el 5 de octubre de 2011.

Doña Cayetana ha ostentado además del Ducado de Alba, dieciocho títulos con Grandeza de España y 31 títulos sin Grandeza de España, además del medio centenar de títulos nobiliarios, contaban con medio centenar de condecoraciones y títulos honoríficos.

La Duquesa de Alba, siempre estuvo ligada a labores sociales y culturales, gran ejemplo de ello fue su eterno apoyo al flamenco y a la Fiesta Nacional. La práctica de pintura también fue una de sus pasiones, al igual que el flamenco, ya que en sus residencias de Sevilla y Madrid, contaban con tablaos flamencos para sus ensayos. Además de su incondicional apoyo a la cultura, siempre estuvo ligada a las causas sociales y solidarias.


Desde Claver&Egler LSM queremos enviar nuestras condolencias y dar nuestro más sentido pésame a toda la familia y amigos de la Duquesa de Alba. Y como el alcalde de nuestra ciudad, Juan Ignacio Zoido, dijo hace unos días: "Es difícil entender la vida de Sevilla sin Cayetana de Alba y al revés".


"HASTA SIEMPRE, DOÑA CAYETANA..."