28 de octubre de 2014

El Ayuntamiento comienza la restauración de la Cruz de la cerrajería, la Fuente de la Glorieta de Hispania y el monumento de Miguel de Mañara

Monumento de Miguel de Mañara
Ayuntamiento de Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla ha iniciado tres nuevos proyectos dentro de las actuaciones de restauración y mejora del estado de los monumentos de la ciudad, en este caso dirigidos a recuperar la Cruz de la Cerrajería, en la Plaza de Santa Cruz, la Fuente de la Glorieta de Hispania -en la glorieta de San Diego- y el monumento a Miguel de Mañara, ubicado en los Jardines de la Caridad. Durante los próximos cuatro meses, estos tres enclaves monumentales de la ciudad serán sometidos a procesos de restauración, con los que se pretende paliar las patologías más importantes que presentan, reintegrar las piezas y elementos que puedan haber desaparecido y mejorar íntegramente su estado. 

En el caso de la Cruz de la Cerrajería, este monumento, que data del siglo XVII, constituye una de las más importantes obras de rejería civil conservada en Sevilla. Su nombre deviene de su emplazamiento original, en la confluencia de las calles Rioja y Cerrajería con Sierpes, desde donde fue trasladada en 1918 a su localización actual en la Plaza de Santa Cruz. Entre sus motivos destacan los ángeles lampareros, las serpientes en la base y los cuatro evangelistas, en cada ángulo del pedestal.

Su estado actual no es bueno, tanto por la corrosión del hierro en el que está construida, como por las numerosas partes que se han desprendido del conjunto. A la vista de ello, la Gerencia de Urbanismo ha redactado un proyecto con el que se pretende recuperar íntegramente este monumento, utilizando para ello las técnicas tradicionales de forja y reproduciendo los modelos originales que se hayan perdido con el paso de los años. Los trabajos, adjudicados a la empresa METIS, Restauración y Conservación, S.L.U., tendrán un coste de 19.700 euros.

El segundo de los monumentos, que ha comenzado a ser restaurado hoy, es la Fuente Hispania, ubicada en la Glorieta de San Diego, en la confluencia de las Avenidas de Portugal, del Cid y de María Luisa. Construido para ser la portada de la Exposición Iberoamericana de 1929, este conjunto es uno de los más importantes legados de Vicente Traver, como arquitecto director de dicha Exposición, si bien en su ejecución participaron también Manuel Delgado Brackembury y Enrique Pérez Comendador.

Se trata de una obra de arquitectura mixta, construida en piedra y ladrillo mixto. La Base de la escultura representa a Hispania, cuyos atributos son la corona de fortalezas, un escudo con las armas de España, un león y el globo terráqueo. Las otras dos esculturas representan la Espiritualidad y la Fertilidad. En la actualidad, el conjunto presenta un deterioro progresivo, por lo que esta actuación es considerada de urgencia para garantizar la conservación de tan significativo monumento en la ciudad.

Las obras van a consistir, básicamente, en la limpieza, la consolidación y reintegración de piezas y elementos y diversos tratamientos de los materiales. La actuación tiene un coste de 33.539 euros y ha sido adjudicada a la empresa restauradora “Dédalo Bienes Culturales S.L.”.

Hoy también han comenzado los trabajos para recuperar en todo su esplendor el monumento a Miguel de Mañara, ubicado en los Jardines de la Caridad, junto al Hospital de la Caridad y el Teatro de la Maestranza. Obra póstuma del escultor Antonio Susillo, el monumento a Miguel de Mañara tiene una importancia especial en la producción del artista, y viene a completar y culminar una trilogía de figuras conmemorativas de bronce, en las que se aprecia la evolución del artista a lo largo de su vida. Las dos restantes son los monumentos a Daoiz y Velázquez. 

Comenzado a gestarse en torno a 1891, se trata de un retrato del homenajeado vestido a la usanza barroca, con la Cruz de Calatrava en el pecho, y cubierto con sombrero. Miguel de Mañara lleva en brazos a un enfermo, reflejando la imagen de la virtud de la Caridad propia de la Hermandad, a través de la atención a los enfermos.

Entre los problemas que presenta el monumento  destaca la existencia de una serie de manchas en el bronce, que advierten de la necesidad urgente de actuar sobre el mismo y estabilizar sus pátinas. También es preocupante el estado de conservación de su pedestal. Sobre ambos elementos, pedestal y figuras, intervendrá la Gerencia de Urbanismo, que ha redactado un proyecto valorado en 28.682 euros, y que será acometido por la empresa Benza S.L.U.