29 de septiembre de 2014

Muere Miguel Boyer, exministro socialista de Economía y Hacienda



ABCSevilla

El exministro socialista de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, ha muerto este lunes a los 75 años en la clínica Ruber Internacional de Madrid, donde había ingresado de urgencia a primera hora de la mañana, según fuentes cercanas a la familia. 

Boyer llegó a la clínica en estado crítico como consecuencia de una embolia pulmonar y ha fallecido poco después, sobre las 12,15 horas de este lunes.

Nacido en la localidad francesa de San Juan de la Luz en febrero de 1939, Boyer fue ministro de Economía y Hacienda entre 1982 y 1985 en el primer gobierno socialista de Felipe González (1982-1996), siendo recordado por la expropiación de Rumasa, el conocido como «decreto Boyer», que liberalizó los horarios comerciales; y la ley de Arrendamientos Urbanos, al transformar los contratos de alquiler, que hasta entonces podían tener carácter vitalicio, en temporales.

Tras su salida del Gobierno ocupó las presidencias del Banco Exterior de España, de Cartera Central y de CLH, así como la vicepresidencia de FCC Construcción. Hasta este año formaba parte del consejo de administración de Red Eléctrica.

Fuera de la escena pública

Este 2014 cumplió 75 años prácticamente alejado de la escena pública, tras sufrir el 28 de febrero de 2012 un ictus que puso un punto y seguido en su vida, aunque le dejó, entre otras secuelas, problemas de movilidad.

Desde entonces, en los dos años transcurridos desde la manifestación de la enfermedad, que le mantuvo ingresado durante dos meses en la Clínica Ruber de Madrid, el artífice de la expropiación de Rumasa apenas tuvo un puñado de apariciones públicas.

El exministro estaba casado desde hacía 26 años y en segundas nupcias con Isabel Preysler, con la que tenía una hija. Un enlace que además le llevó a ser desde entonces del interés del papel couché. Su primera mujer fue la ginecóloga Elena Arnedo, con la que tuvo dos hijos.

Una trayectoria polémica

Licenciado en Ciencias Económicos y en Ciencias Físicas, ha sido uno de los economistas más brillantes de España, aunque su trayectoria ha sido muy polémica. Tras su ruptura con el PSOE, Miguel Boyer se acercó al PP, hasta el punto de que ingresó en FAES, el laboratorio de ideas que preside José María Aznar.

Se distanció de los populares por el apoyo a la guerra de Irak y experimentó un nuevo acercamiento a los socialistas en la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, que lo puso al frente de la Comisión Asesora de la Competitividad y le abrió las puertas de REE, participada por el Estado a través de la Sepi. En la inmobiliaria Reyal Urbis entró en representación de una de las empresas del constructor José Ramón Carabante, el que fuera dueño del equipo de Fórmula 1 Hispania.