5 de septiembre de 2014

La periodista Caddy Adzuba, Premio Príncipe de Asturias 2014

Fuente: Manos Unidas

La periodista congoleña Caddy Adzuba, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2010; ha sido nuevamente galardonada con este premio en el presente año, por su valentía y su lucha continua por la paz, por la justicia y por los derechos de las mujeres.

“Caddy Adzuba nació en Bukavu, República Democrática del Congo, en 1981. Es licenciada en Derecho por la Universidad Oficial de Bukay y ha trabajado para la organización no gubernamental Search for Common Ground (EE.UU.). Actualmente, es periodista de Radio Okapi, emisora de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO), que, desde 2002, emite en todo el país. Está amenazada de muerte desde que denunció la violencia sexual que sufren las mujeres de su país, en guerra desde 1996. Ha estado a punto de morir asesinada en dos ocasiones y tiene protección de Naciones Unidas.

Reconocida activista por la libertad de prensa, la reconstrucción de la paz y los derechos humanos, especialmente los de la infancia y las mujeres en zonas de conflicto, Caddy Adzuba denuncia, a través del periodismo, las torturas y violaciones de las que son víctimas las mujeres y las niñas congoleñas y promueve su reinserción en una sociedad en la que son, por este hecho, repudiadas.


Desde Bukavu (RCD), la periodista galardonada ha expresado su alegría porla concesión del premio y ha aprovechado para seguir denunciando la violencia que sufren las mujeres en su país. “Con gran alegría acabo de enterarme de la sorprendente noticia del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Mi agradecimiento va, en primer lugar, al jurado que ha tenido fe en mi labor, y a mis colaboradoras, amigas y amigos que a diario me acompañan en esta lucha por la paz y la justicia en mi país y que combaten conmigo las violencias sexuales. Dada su envergadura y la implicación de unos y otros en el país, en África y a escala internacional, el problema de la paz en la República Democrática del Congo es un problema que afecta hoy a la humanidad entera. Este galardón y el reconocimiento que conlleva son la prueba de que el trabajo que realizamos no pasa desapercibido y conmueve los corazones más sensibles. Muchas gracias.”