2 de julio de 2014

"Volaera", una cerveza con sabor portuense

Foto: José Contreras

Elmundo.es

Es la otra cara de los ex trabajadores de Delphi, la de aquellos que se han reinventado y ahora emprenden nuevos caminos, en un sector radicalmente distinto a la automoción: la fabricación de cerveza artesana, la conocida como craft beer en el mercado anglosajón. Hasta 2007 Cristóbal Pérez y José Manuel Quetal eran operarios de producción de Delphi y Manuel Comino trabajaba como técnico de mantenimiento en la planta de cogeneración que Abengoa gestionaba para la multinacional de automoción en Puerto Real.

Hoy son MCJ Cerveceros Portuenses y tienen ya su propia receta (ensayaron cuarenta) que, de momento, les ha llevado a lanzar la marca "Volaera", que es como en Cádiz le llaman a los molinillos de papel. "Una cerveza en la que solo se utiliza agua, malta de cebada, lúpulo y levadura. No se filtra ni pasteuriza para que conserve todos sus vitaminas y evitar pérdidas de aromas", afirma en su nota de cata el maestro cervecero Carlos Javier Martínez, fundador de Cervezas Origen. Los nuevos cerveceros portuenses no tienen miedo al mercado, fuertemente controlado hoy en un 90 por ciento por Mahou-San Miguel, Heineken y Damm.

Cervezas de la provincia de Cádiz

La nueva cerveza portuense presentada este martes cumple, por tanto, la Ley de la Pureza, decretada el 23 de abril de 1516 por Guillermo IV de Baviera y que establecía que la cerveza solamente se debía elaborar a partir de tres ingredientes: agua, malta de cebada y lúpulo. Con sus actuales equipos tienen una capacidad de producción de 500 litros diarios.

La realidad, según cuenta Manuel Comino, que su inquietud nació en 2011, cuando se pusieron a elaborar una cerveza artesana "para deleite de nosotros, de nuestros familiares y amigos" con el único objetivo de descubrir nuevos sabores y colocar en el mercado productos distintos. "Si la demanda aumenta estamos preparados, solo necesitamos aumentar el número de fermentadores", dice.