15 de julio de 2014

Conferencia del presidente del gobierno Mariano Rajoy en Sevilla

Primera visita a nuestra ciudad tras las elecciones europeas


Por Nicolás Valero/ Claver&Egler LSM

Bajo el patrocinio del Grupo Konecta y la Fundación Incyde y organizado por la Cámara de Comercio de Sevilla  tuvo lugar en la sede del Club Empresarial Antares, adquirido recientemente por la Cámara,  la conferencia pronunciada por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy sobre la reforma fiscal que se aprobará en Consejo de Ministros antes de las tradicionales vacaciones de verano.

Rajoy ha señalado claramente que en dos años “se dejará en manos del contribuyente 9.000 millones de euros y se rebajará los impuestos al 100% de los contribuyentes».

Mariano Rajoy  se ha mostrado optimista y esperanzado sobre el futuro del país y ha defendido las reformas emprendidas por su gobierno para salir del túnel de la crisis, a pesar de que -según afirmó- “hay quien se empeña todo el día en decir lo mal que van las cosas”,  en referencia a la oposición.

En su encuentro ante más de 300 empresarios, su discurso eminentemente económico,  ha dado un toque de atención a la banca  porque la gran asignatura pendiente a su juicio, es la falta de fluidez del crédito. El Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha mejorado mucho la concesión de créditos, pero “el ICO llega donde llega», ha resaltado.

En su repaso por la agenda reformista de su Gobierno, Rajoy, que fue presentado en el acto por el presidente de los populares andaluces, Juan Manuel Moreno Bonilla, de quien dijo, que “es una apuesta segura y de futuro”. El presidente destacó por dos veces la mejora de los datos del paro y auguró que en el mes de julio volverá a subir el número de afiliados a la Seguridad Social. «Hoy hay 291.000 afiliados más a la Seguridad Social y 313.979 parados menos que hace un año y la EPA dice que hay 100.000 españoles más ocupados que el primer trimestre del año pasado».

Tras finalizar el acto tuvo lugar un breve cóctel de pie donde los empresarios pudieron intercambiar opiniones sobre la intervención del presidente que en líneas generales fue satisfactoria para la gran mayoría de ellos.