11 de junio de 2014

El Pensamiento positivo

Carlos Adriaensens
Licenciado en Derecho
Coach
consultordelamente@gmail.com

La inmensa mayoría de los medios de comunicación, nos ofrecen a diario un sinfín de noticias que provocan en nuestro cerebro una descarga química que nos hace sentir mal, nos hace ponernos en guardia y dar a los asuntos mucho más importancia de la que realmente tienen, y eso es porque nuestro cerebro esta diseñado para que lo negativo tenga un alto impacto.

Las situaciones desagradables, nos provocan miedo, existiendo dos clases; uno es el que nos pone en guardia ante situaciones de riesgo, y nos permite evitarlas a tiempo, y el otro que se hace perenne y que se instala día a día en nuestra vida, el que nos bloquea, el que nos baja las defensas, el que nos provoca estrés, ansiedad, insomnio etc. y este es el que hay que controlar.
¿Se pueden controlar los pensamientos incorrectos y dar un giro a nuestra felicidad?, rotundamente SI. ¿Y cuál es el secreto?, El pensamiento positivo.

Hay que alimentar el pensamiento positivo desde que nos levantamos hasta que nos preparamos para descansar. Hay que cambiar el chip al cerebro.

Existen diferentes técnicas que son muy sencillas de hacer, y que funcionan cien por cien, una de ellas, es que cuando nos venga un pensamiento incorrecto, inmediatamente digamos en alto la palabra “CAMBIA”, y esta comprobado que si lo hacemos a diario, nuestro cerebro se acostumbra a esa acción y dará un giro automático.

Otra de las técnicas es que al acortamos, durante cinco minutos al día, imaginemos como queremos que sea nuestra vida con todo lujo de detalles, como si fuera una película donde los protagonistas somos nosotros, con esto, se consigue, que nuestro cerebro cree un mapa que nos lleve a una imagen mentalmente predefinida.
Y para terminar hay que hacer una reflexión, tenemos 60.000 pensamientos al día, si con unas técnicas hacemos que se afloren emociones positivas y se alejen los sentimientos que provocan las negativas, nuestro cerebro descansará, nuestro corazón lo agradecerá y nuestro cuerpo lo premiará con el descanso reparador.

Lectura recomendada: “El poder del ahora” Eckhart Tole