11 de junio de 2014

Cristo del Confalón. El binomio renacentista y gótico...

Jaime J. Sánchez
Comunicador y Redactor
Dtor. Diseño y Maquetación



En este mes volvemos ha hablar de una obra cristífera, se trata de la imagen del Santísimo Cristo del Confalón o Gonfalón, la cual se encuentra en la Parroquia de la Magdalena.

Esta obra que data del s. XVI, y atribuido a Nicolás de León; artista del renacimiento de origen francés y discípulo de Jorge Fernández Alemán. Este imaginero, además de la atribución de esta talla, tiene diversas obras firmadas por toda la geografía andaluza. En Sevilla colaboró con Hernando de Esturmio en la fabricación de un retablo para el Hospital de San Bartolomé de Triana y en la misma Parroquia de la Magdalena, tiene dos retablos.

Entrando ya en materia, la obra del Cristo del Confalón, de gran devoción en los pasados siglos, se encuentra colocado sobre un sencillo dosel en la nave del evangelio de la citada parroquia hispalense, la misma se encuentra acompañada de dos imágenes de talla completa que representan a la Virgen y a San Juan. La obra en sí, está sujeta por tres clavos a una cruz plana emulando a las antiguas cruces de carey.

La cabeza de la imagen, se encuentra inclinada hacia la izquierda, con los ojos entreabiertos y un rostro doliente. La cabellera es lacia y larga, caída a los lados de la cabeza en amplios mechones retorcidos. Esta representación del cabello es particular, ya que dota un mayor realismo a esta imagen renacentista con grandes influencias del gótico tardío, reminiscencias que se pueden apreciar en toda la imagen. Ejemplos de ello, se pueden apreciar en el perfil anatómico de la imagen o en la expresión de la santa efigie.
Foto: Jose Enrique Romero Ríos
El cuerpo demacrado y con sutil perfilación anatómica, pende de la cruz buscando conmover al fiel que lo observe. Los brazos delgados y marcados muestra una tensión debida al peso del cuerpo sostenido por los clavos. Respecto a la anatomía de tronco, el tórax tiene poco relieve, pero no descuida la anatomía muscular de la imagen, marcándose los diversos músculos del tórax de forma leve.

Pasando ya a la zona de las piernas, el paño de pureza o el sudario, es poco trabajado y escueto. La pelvis de corte acusado se arquea hacia derecha, continuando con las piernas de la imagen, las mismas son delgadas y marcadas.


Como dato, en la vecina localidad de Écija, se venera un crucificado con la misma advocación, la cual data también del s. XVI. Respecto a esta peculiar advocación, la misma significa Bandera, Pendón o Estandarte; y hace referencia al pendón que los cristianos portaban en sus batallas con los musulmanes durante la reconquista.