20 de mayo de 2014

Tarde dramática en Las Ventas


ABC.es


Horror en San Isidro en una tarde llena de infortunios. El torero David Mora ha resultado herido en el saludo a portagayola por el toro que abría plaza en el festejo que se celebraba esta tarde en Las Ventas. Mora, en una declaración de intenciones, se fue a la puerta de chiqueros. Nada más salir el toro se notó que iba cruzado, directo al cuerpo. Y contra el torero fue. Larga, espantosa y dramática cogida, con el toro zarandeándolo como un muñeco en segundo eternos.


«Deslío», de la ganadería de El Ventorrillo, herrado con el número 20, negro y de 532 kilos, le propinó una soberana paliza con enorme violencia. Con un charco de sangre en el ruedo, más a dos metros y medio de la segunda raya, y abundante caliz manando por el vestido azul marino y oro, el torero fue trasladado para ser atendido con las cuadrillas como camilla humana.


En la enfermería, ha sido operado de una cornada de 30 centímetros en el tercio medio cara interior del muslo izquierdo que arranca la vena femoral, de pronóstico muy grave, según el parte médico oficial. El torero madrileño se encuentra «estable» tras la intervención, en la que ha necesitado dos transfusiones de sangre, ya que el pitón del astado le arrancó, asimismo, «las venas colaterales, además de contusionar la arteria femoral superficial».
Además de esta fuerte cornada en el muslo, que le produce importantes destrozos en el músculo cuádriceps, Mora ha sido intervenido de «otra herida de 10 centímetros en la axila izquierda, que contusiona el paquete vásculo nervioso y alcanza el húmero», añade el parte.

Al finalizar la operación realizada por el equipo médico que dirige el doctor Máximo García Padrós, el herido ha sido trasladado a la UCI del hospital Virgen del Mar, de Madrid, donde «posiblemente» volverá a ser intervenido, informaron fuentes de su cuadrilla.

Más cogidas

Pero el infortunio también ha salplicado a los otros dos diestros de la tarde. Tras la lidia del segundo toro Antonio Nazaré sufrió una volterea cuando realizaba un quite y pasó a la enfermería con un fuerte golpe en la rodilla. Con ese mismo toro, Jiménez Fortes sufrió una voltereta durante la faena de muleta y fue cogido al entrar a matar. Pasó también a la enfermería con una probable cornada en el muslo.

Con este balance, la corrida ha quedado a las ocho de la tarde finalmente suspendida pese a que el presidente aguardó unos minutos de espera por si alguno de los toreros podía seguir con la lidia. Un hecho histórico que no sucedía en la monumental capitalina desde mayo de 1979.

Fotos de nuestro enviado especial AJM