9 de abril de 2014

DEP El abogado Luis Olivencia

Misa funeral mañana jueves 10 abril 11:15 de la mañana en el tanatorio S-30

El abogado especializado en Derecho Mercantil, Luis Olivencia Brugger, falleció a primera hora de la tarde de ayer a los 52 años de edad, tras luchar desde hace tiempo contra la leucemia que padecía y que desde hace meses le tenía apartado de su actividad profesional en el bufete Cuatrecasas, que fundó su padre, el catedrático de Derecho Mercantil Manuel Olivencia, y cuya oficina andaluza dirigió.

Olivencia, casado y con dos hijos, pertenecía a una saga familiar de juristas que inició su abuelo y a la que pertenecía también su hermana Macarena, esposa del diputado andaluz del PP Javier Arenas y según parece futuro Ministro en la inminente remodelación del Gobierno de Mariano Rajoy, Luis Olivencia, no pudo superar las complicaciones derivadas de la enfermedad con la que llevaba años luchando. Desde las 20.00 horas de la tarde, sus familiares recibieron en el tanatorio de la SE-30 las condolencias de muchos compañeros de profesión.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla en 1984, era además diplomado en Derecho Comunitario por el Europa Institut Universität des Saarlandes desde 1986. Estaba especializado en temas societarios, arbitraje, concursales y comunitarios y trabajó en la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (Uncitral) y en la Secretaría General del Parlamento Europeo. Además de profesor asociado del Departamento de Derecho Mercantil en la Hispalense, era profesor invitado de la Universidad de Leipzig (Alemania).

Debido a su enfermedad, que llevó con discreción, estaba apartado de su actividad profesional en el bufete que fundó su padre Olivencia Ballester, llamado Cuatrecasas, Gonçalves Pereira tras la absorción por éste, del que era socio y cuya delegación en Sevilla dirigió.

Pese a conocer que padecía leucemia desde hace tiempo, la noticia de su muerte sorprendió a muchos de sus compañeros, entre ellos el decano del Colegio de Abogados de Sevilla, José Joaquín Gallardo, ya que desconocían el empeoramiento de su estado de salud de los últimos 15 días que «ha precipitado el fatal desenlace». Gallardo lamentó la «pérdida dolorosísima» de un»gran jurista, un compañero bueno, serio, profesional y elegante» y expresó su más sentido pésame a su familia, en especial a su padre «un maestro para muchos de nosotros» y a su hermana «también compañera».


Las muestras de dolor y de cariño hacia su familia, especialmente hacia su padre, fueron múltiples en el mundo de la Abogacía, no solo expresadas en persona en el tanario sino en las redes sociales, como hizo Amparo Rubiales en Twitter, e incluso con recuerdos emocionados en el Instituto San Telmo, con el que colaboró profesionalmente como conferenciante en foros y escritos en diferentes publicaciones, que le recordó durante el encuentro sobre la reforma del Gobierno corporativo de las empresas.